Almendro en flor – Van Gogh

Vincent Van Gogh – “Almendro en flor”

(1890, óleo sobre lienzo, 73 x 92 cm, Museo Van Gogh, Ámsterdam)

 

Gracias a las cartas que Van Gogh escribía a su familia se ha podido encontrar información sobre muchas de sus obras. La primera vez que menciona el cuadro “Almendro en flor” es en una carta que le escribió a su madre Anna Cornelia el 19 de febrero de 1890, tras el nacimiento de Vincent, hijo de su hermano Theo y su esposa Jo:

“Imagino que tus pensamientos, al igual que los míos, están con Jo y Theo. ¡Cómo me alegré al enterarme de que todo había ido bien! […] Preferiría que le hubiesen puesto al niño el nombre de papá, de quien me he acordado mucho estos días, en vez del mío, pero en cualquier caso, ya que está hecho, he empezado a pintar inmediatamente un cuadro para él, para que lo cuelguen en su dormitorio. Grandes ramas de un almendro blanco en flor contra un cielo azul.”

La obra “Almendro en flor” de Vincent Van Gogh, representa mucho de lo que el artista pensaba a menudo sobre el renacimiento. Los árboles en flor anuncian el comienzo de la primavera y de una nueva vida. La obra fue pintada para su sobrino y ahijado recién nacido, que muestra a un Van Gogh luminoso y lleno de optimismo por el nacimiento del bebé, bautizado con el nombre de Vincent.

van gogh almendro en flor

Como muchas de las pinturas de Van Gogh, Almendro en flor tiene influencia en los grabados japoneses. Van Gogh admiró artistas japoneses y se inspiró en los intensos colores, contornos oscuros, y la belleza de la naturaleza en su arte. En estudios anteriores, pintó ramas cortadas en un jarrón – como «Rama de almendro en flor en vaso». También podemos apreciar esa influencia japonesa en el cuadro «Puente bajo la lluvia»:

van gogh japan art
Izquierda, El puente Ōhashi en Atake bajo una lluvia repentina (Hiroshige 1857, Brooklyn Museum of Art, Nueva York) Derecha, Japonaiserie: Puente bajo la lluvia (Van Gogh 1887, Rijksmuseum, Ámsterdam)
rama almendro van gogh
Rama de almendro en flor en vaso (Van Gogh 1888, Arles)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero para su sobrino, pintó una composición muy diferente. En lugar de visitar de nuevo la naturaleza muerta, muestra ramas blancas de los almendros contra un cielo azul. No se muestra si estas ramas han sido cortadas del árbol y colocadas en un jarrón fuera de la vista del espectador o si todavía son parte del árbol, vistas desde abajo mirando hacia el cielo. Es una composición inusual para el arte en general y para Van Gogh también.

Tras acabar la obra Vincent le envió una carta a su hermano Theo:

«El trabajo resultó bien; el último cuadro fueron ramas en flor. Ya verás, de mis trabajos es quizás el he pintado con más paciencia y mejor, con mucha calma y pinceladas más seguras».

Es por eso que podemos apreciar un mayor detallismo tanto en las flores y en cómo aplica el color azul para el fondo. Las ramas hacen referencia al cloisonismo de Bernard (más info sobre cloisonismo y Bernard al final de la publicación) por la línea oscura que utiliza para trazar los contornos.

Cuando Van Gogh realizó esta obra se encontraba interno en el hospital de Sant-Remy, donde luchaba contra su enfermedad mental que le embotaba la cabeza y le impedía trabajar. Utilizaba los pocos momentos de lucidez para pintar, y como resultado consiguió realizar una obra que transmite mucha calma a pesar de todo el contexto que la envuelve. Quizás por el agotamiento de realizar esta obra Van Gogh volvió a sufrir un ataque. Finalmente en 1890 salió del hospital y fue a ver a su familia, llevando consigo su pintura del almendro ya acabada. Su salud mental siguió deteriorándose y murió 3 meses después en el verano de 1890.

 

 

En Kessler Museum Merchandising hemos realizado algunos productos con el diseño de esta obra, puedes encontrarlos en nuestra tienda online (o aquí). También puedes hacer «click» sobre la imagen para ir directamente a la página del producto.

 

bandana-van-gogh almendro en florbandana-van-gogh almendro en flor calcetin-van-gogh

 

Información adicional:

Emile Bernard

Pintor y escritor francés. Gran conocedor de arte, fue uno de los primeros en comprender y valorar la pintura de Van Gogh y Cézanne. Perteneció a los simbolistas y pintó con una estilización de los colores muy personal.

Cloisonismo

El cloisonismo (del francés cloissoné) es una técnica desarrollada en la segunda mitad del siglo XIX por Émile Bernard, uno de los primeros integrantes de la Escuela de Pont Aven y por Gauguin. Su influencia procedía principalmente del japonismo y de Louis Anquetin.

Cloisonismo viene del francés cloisonner, que quiere decir “compartimentar”. Es la técnica que consiste en pintar zonas lisas de color puro bien delimitadas por un borde nítido, por lo general dibujado con trazo negro. Cada color “compartimentado” suele contrastar con el de al lado. Y es característico en las pinturas que se pintan con esta técnica que no haya profundidad y la perspectiva no se respete. El cloisonismo nace en el momento de la historia en que el artista ya no siente la necesidad de copiar fielmente a la naturaleza, y pronto comenzará a expresar a través de cada objeto o figura que pinta sus propios sentimientos y emociones. Es así como el color comienza a jugar un rol crucial, potenciado por esta técnica que permite los contrastes violentos (info completa sobre el cloisonismo aquí).

 

Si te interesa el arte y quieres aprender más puedes seguirnos en nuestras redes sociales para no perderte ningún post!

Facebook e Instagram (@kessler_museum)

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on google
Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *