El Jardín de las Delicias – El Bosco

Una de las creaciones más enigmáticas y llena de símbolos de El Bosco es “El Jardín de las Delicias”. Para poder comprender su significado hay que analizar cada tabla para entender qué representa.

 

El tríptico cerrado representa el final del tercer día de la Creación, donde El Bosco reprodujo en grisalla cuando se separaron las aguas de la tierra y se creó el Paraíso terrenal. En la parte izquierda superior se puede apreciar a Dios Padre con triple corona y un libro abierto. En la parte superior hay dos inscripciones en latín, una en cada tabla: «Ipse dixit et facta sunt» (Él mismo lo dijo y todo fue hecho) en la izquierda e «Ipse mandavit et ­creata sunt» (Él mismo lo ordenó y todo fue creado) en la derecha. Se puede apreciar que El Bosco seguía las convenciones de la época: la tierra es plana y está rodeada de agua y con abundante vegetación, rodeada de una esfera.

 

El tríptico abierto contrasta con la grisalla del reverso por el uso de colores brillantes en sus tres paneles.

 

 

El panel izquierdo, el Paraíso (terrenal), vemos en primer plano a Dios (por sus rasgos con Cristo) entre Adán y Eva. Algo poco frecuente en las escenificaciones del paraíso es representar el momento en que Eva es presentada a Adán.

En el plano medio se puede apreciar la fuente de los cuatro ríos del Paraíso en el centro, el drago a la izquierda (árbol típico de Canarias que se lo asocia con el árbol de la vida) y a la derecha con la serpiente enrollada en el tronco se encuentra el árbol de la ciencia del bien y del mal.

 

 

 

El panel central, El jardín de las delicias o La pintura del madroño, da nombre al tríptico. Está repleto de figuras humanas, independientemente del género, que aparecen generalmente en grupos o parejas. Los animales, tanto reales como fantásticos, están representados con dimensiones superiores a las normales. Esto también ocurre con plantas y frutas.

El Bosco ha representado un mundo sometido al pecado, con una gran presencia erótica y sexual, para hacer alusión al tema principal, la lujuria.

 

 

El panel derecho representa el Infierno, que también se conoce como “Infierno musical” por la abundancia de instrumentos musicales, utilizados para torturar a los pecadores que hacen música profana. Lo que más llama la atención de toda la escena es la figura del hombre-árbol, que por su color claro sobre fondo oscuro y su gran tamaño en relación a los otros seres es asociado con el demonio. A diferencia de el jardín de las delicias donde dominaba la lujuria, aquí en el Infierno todos los pecados capitales reciben su castigo.

 

 

El pecado está presente desde su aparición en el Paraíso con la serpiente y con Eva (quien asume la culpa principal de la expulsión del Paraíso, propio de la misoginia medieval). En esta obra de carácter moralizador el pecado es la única conexión entre las tres tablas, donde El Bosco insiste en lo efímero de los placeres pecaminosos representados en la tabla central.

 

pantalla lampara para copa

Si te gusta El Bosco en Kessler Museum Merchandising tenemos una selección en nuestra tienda online kessler museum merchandising de productos personalizados con el tríptico de “El Jardín de las Delicias”.

Uno de nuestros preferidos son las pantallas de lámpara para copa de vino con el diseño del panel central. Son muy fáciles de montar, solo tienes que unir las pestañas con movimiento de zigzag, colocarla sobre una copa e introducir la vela dentro. En nuestra cuenta de Instagram Kessler Museum Merchandising podrás encontrar más imágenes de las pantallas.

A nosotras nos encanta colocarlo como parte de la decoración para una cena para dar un toque más cálido y acogedor y acercar el arte a tu día a día.

¿Y tú dónde la pondrías?

pantalla lampara para copa

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on google
Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *